© 2022 Iowa Public Radio
IPR20012_Website_Header_Option2_NewsNavy.png
Play Live Radio
Next Up:
0:00
0:00
Available On Air Stations
IPR News

El negocio está abierto para algunas latinas de Iowa que se resisten a una tendencia pandémica

05132022-Latina-Workers
Kassidy Arena
/
IPR
Brenda Rodriguez posa para una foto en su restaurante Señor Tequila en Des Moines. Era técnicamente su día libre, pero ella todavía vino para comprobar las cosas y para una reunión del inversionista más tarde en el día. Dijo que lo más difícil de abrir un negocio durante la pandemia era encontrar personal.

Brenda Rodríguez vino en su día libre para ver cómo estaba su restaurante en Des Moines. Se llama Señor Tequila, o como ella lo llama más informalmente: su bebé. Ella y su socio abrieron el restaurante en el momento álgido de la pandemia, en noviembre de 2021. Tardó un año en abrirlo, con la capacitación de todos los cocineros y la elección de todo en la construcción.

“Siempre ha sido mi sueño”, dice. “Abrí uno hace mucho tiempo, en 2008. Pero entonces estaba con mi pareja, nos divorciamos y cerramos el restaurante”.

Antes del Señor Tequila, Rodríguez había trabajado en el sector de la restauración. Pero cuando el COVID-19 causó paros en todo el sector, ella perdió sus ingresos. Como madre soltera de tres hijos, Rodríguez no estaba acostumbrada a no trabajar. Empezó a los 12 años como ayudante de cocina en Mazatlán, Sinaloa, México.

Sin trabajo, Rodríguez se encontró sentada en casa. Una vez más, algo con lo que ni ella ni su familia se sentían cómodos.

Su historia resulta familiar para otras trabajadoras latinas del estado. Las trabajadoras latinas perdieron sus fuentes de ingresos en mayor medida que sus homólogas blancas durante la pandemia.

Las latinas de Iowa seguían una tendencia nacional. Según un estudio de la Iniciativa de Política Latina de la Universidad de California en Los Ángeles, las latinas abandonaron la fuerza de trabajo a un ritmo desproporcionado en comparación con otros grupos.

Esto se debió principalmente a los tipos de industrias en las que las latinas acostumbran a trabajar, como los servicios de alimentación y las empresas de limpieza. En el lapso de un año, las latinas en la fuerza de trabajo se redujo en casi un 3 por ciento, que es la mayor caída en cualquier grupo demográfico.

Pero a medida que las restricciones de la pandemia comenzaron a aflojar, las latinas en Iowa comenzaron a separarse de ese estudio. Eso es según Himar Hernández.

“Realmente me tomó por sorpresa, el aumento después, o incluso durante la pandemia, especialmente tal vez después de los primeros ocho o más meses. Fue como una explosión”, dijo.

Hernández trabaja en la División de Extensión y Difusión de la Universidad del Estado de Iowa. Trabaja con inmigrantes que abren sus propios negocios. Dijo que más de la mitad de las personas con las que ha trabajado en los últimos meses han sido mujeres.

“Realmente estaban buscando una oportunidad y vieron la oportunidad, durante la pandemia, de hacer exactamente eso, tal vez algo que no habrían hecho antes”, dijo.

05132022-Latina-Business-Owners
Kassidy Arena
/
IPR
Heidy Estrella (centro) posó para una foto con su hermana Xiomary y el ingeniero escénico de Blessings Factory Joel Martínez. "El camino no ha sido fácil, pero cogimos muchos cursos, practicamos mucho, mucho dinero. Pero la recompensa de saber que es algo tuyo, de que tú lo luchaste y que se puede, eso no tiene precio", dijo Estrella sobre trabajar para abrir el negocio.

Eso es lo que pensó la propietaria de un pequeño negocio, Heidy Estrella. La pandemia la obligó a quedarse en casa y sin trabajo, así que tuvo mucho tiempo para pensar.

“Estar día a día trabajando por el sueño de otro. ¿Por qué? Quiero decir, ¿por qué no trabajar por mi sueño?”, se preguntó en español.

Después de trabajar en el negocio de la restauración en Puerto Rico, Estrella centró su mirada en algo completamente diferente. Abrió Blessings Factory con su hermana. Es una pequeña tienda de accesorios personalizados, artículos para el hogar y decoraciones. Abrió en el otoño de 2020 y ahora tienen más de 100 clientes.

Estrella dijo que la pandemia fue dura, pero la empujó a ser creativa para obtener un ingreso. Dijo que las latinas son como pulpos, que hacen malabares con la responsabilidad de criar y cuidar a sus familias con sus propios objetivos.

05132022-Latina-Workforce
Blessings Factory
/
Instagram
Blessings Factory fabrica productos personalizados como la taza que se muestra arriba.

“Siempre decimos: Detrás de cada situación fuerte que te arrastra la vida, detrás de cada golpe, hay nuevas ideas que surgen. Detrás de cada necesidad, es cuando hay las mejores oportunidades”, dijo en español. “Esa es la esencia de nosotras como mujeres. No nos rendimos, no nos quedamos quietas. Si la vida nos da limones, vamos a hacer limonada”.

Rodríguez, propietaria de Señor Tequila, mientras estaba sentada en casa durante las restricciones de la pandemia con una de sus hijas, también se dio cuenta de que no podía dejar escapar su sueño.

“Me dije: puedo volver a hacer esto. Ya sabes, puedo. Soy vieja, pero todavía puedo. Y empecé, ya sabes, a juntar las piezas”, dijo.

Pero incluso ahora que las restricciones de la pandemia han desaparecido en su mayor parte, las empresarias latinas dijeron que todavía tienen que superar muchas barreras no relacionadas con el COVID para abrir negocios exitosos.

Berenice Valderrabano y su hermana Daisy tienen dos negocios en Ames: el restaurante Mister Burrito y la empresa de limpieza Family Cleaning. Son de México y ambas hablan español. Dijeron que uno de sus mayores retos para moverse en el mundo de los negocios de Iowa es la barrera del idioma.

La empresa de limpieza abrió en enero de 2020, justo antes de que la pandemia golpeara con fuerza a Iowa. Por suerte, pudieron dedicar su atención al restaurante familiar mientras Family Cleaning estaba en una especie de paréntesis incierto. Daisy dirige principalmente la empresa de limpieza, por lo que pudo apoyar a su hermana en el restaurante durante la pandemia.

05132022-Latina-Workforce
Kassidy Arena
/
IPR
Daisy Valderrabano (frente) posa con su hija y hermana Berenice Valderrabano. "Yo creo que el mejor consejo es. A. Para mí la clave de todo es la ser personas responsables. La responsabilidad para mí es la base de todo", Daisy dijo.

“Nos mantuvimos, nos mantuvimos juntas y pensando que todo lo que viniera, bueno, iba a ser un nuevo comienzo”, dijo Berenice en español. “Siempre le digo a todo el mundo que este es el país de las oportunidades. Creo que sólo con querer ser bueno es suficiente para serlo, porque de donde venimos no bastan sólo las ganas, ni el trabajo duro. Aquí sí, aquí basta con querer”.

Con el tiempo, las hermanas quieren dedicarse al sector inmobiliario.

El idioma es una de las barreras, pero dicen que también hay que tener en cuenta las diferencias educativas y culturales.

Rodríguez dijo que sus padres le dijeron que su mayor objetivo debería ser encontrar un buen marido y criar a sus hijos. Pero Rodríguez dijo que a las hijas hay que educarlas de otra manera.

“Hacerles creer que somos iguales. Y que podemos hacer cosas. Sólo tenemos que querer hacerlo. Y no rendirse nunca”, dijo.

05132022-Latina-Workforce
Kassidy Arena
/
IPR
Brenda Rodriguez posa en su restaurante con el miembro del personal Aline Suárez. Suárez comenzó hace aproximadamente un mes. Rodríguez dijo que quiere dar a otras mujeres la oportunidad de construir en el mundo de los negocios.

Rodríguez dijo que el día de la apertura del restaurante fue un gran éxito, con gente haciendo fila en la puerta. Incluso tuvo que salir en un momento dado para conseguir más comida. Desde entonces, el negocio ha sido constante.

Antes de la pandemia, se esperaba que el número de latinas en la fuerza de trabajo aumentara en más del 25%. Eso es casi nueve veces el crecimiento previsto para las mujeres blancas.

En este momento no está claro cómo se verá afectado ese crecimiento. Pero muchas empresarias latinas de Iowa no tienen planes de detenerse pronto.

La traducción de Hola Iowa.
Para leer en inglés, haz clic aquí.