© 2022 Iowa Public Radio
IPR20012_Website_Header_Option2_NewsNavy.png
Play Live Radio
Next Up:
0:00
0:00
Available On Air Stations
Arts & Life

El nuevo equipo de escaramuza de Iowa honra la cultura mexicana y valora la inclusividad

05262022-Horse-Riding
Kassidy Arena
/
IPR
Escaramuza Charra Quetzalli practica casi todos los fines de semana en una arena casera en Des Moines. "Mis fines de semana en este momento han consistido en caballos, caballos y caballos", dijo la capitana del equipo Alejandra Piña. "Me gusta mucho mi equipo. Ahora mismo, tenemos una buena armonía, tenemos buenas conversaciones, estamos realmente abiertos unos con otros."

El cuento escrito por Kassidy Arena. La video por Lucius Pham.

En un día de viento en la zona este de Des Moines, ocho jinetes se llaman unos a otros en una pista improvisada. El barro es espeso y se pega a sus botas y herraduras.

Una joven salta de su caballo blanco llamado Julio. Sus botas se hunden en el lodo mientras camina hacia el centro de la pista, alzando la voz contra el viento. Señala dónde deben estar los jinetes, gritando instrucciones en español e inglés. Se llama Alejandra Piña. Es la capitana de su equipo de escaramuzas charras.

Escaramuza team hopes to make history

La charrería se considera el deporte nacional de México. Normalmente lo dominan los hombres, o charros, en una serie de eventos. La escaramuza charra es el único evento oficial para mujeres. Puede haber más de ocho jinetes en un equipo, pero es lo más habitual. Y compiten en silla de montar lateral (side-saddle).

La familia de Piña tiene una rica historia en este deporte. El lado de su padre está lleno de charros de “antaño”. Han participado en la Feria del Caballo de Iowa durante varios años.

En enero, Piña y un grupo de mujeres jóvenes se reunieron para formar un equipo llamado Escaramuza Charra Quetzalli. Todas ellas eligieron a Piña como líder. Su entrenadora, Alexandra Casas, vive en California. Se conecta con el equipo viajando a Iowa y por Facetime/vídeo.

05262022-Earrings
Kassidy Arena
/
IPR
Alejandra Piña saca los pendientes hechos a mano importados de México. Los escaramuzas todos tienen que llevar a juego. Los otros costos incluyen una silla de montar (hasta $3000), un vestido (hasta $1000) y otros adornos que de nuevo, todos tienen que coincidir.

“Es un poco difícil, porque sabía que iba a ser un trabajo duro. Y que iba a ser mucho trabajo. Y la entrenadora incluso lo dijo como ‘Tienes el peor trabajo. Te has pegado un tiro en el pie porque si pasa algo, va a recaer en ti'”, explicó Piña.

La joven de 27 años dijo que ser escaramuza es como un segundo trabajo no remunerado.

“Hace que merezca la pena demostrar que las chicas vamos a hacer historia, que tenemos una pasión y que estamos trabajando todas juntas para conseguirlo”, dijo.

La Escaramuza charra tiene un criterio bastante serio: hasta los bombachos que las competidoras llevan debajo de sus vestidos tradicionales mexicanos. Los equipos gastan miles de dólares para cumplir con el reglamento.

“Nuestro reglamento se actualiza cada año. Y cada año es más estricto. A diferencia de los hombres… el de los hombres es muy, muy laxo”, dijo Piña. “Volvemos al machismo mexicano, ni siquiera en México, sino en todos los hogares hispanos, la mayoría. Pero poco a poco, creo que con las nuevas generaciones están llegando, está creciendo.”

Haciendo historia


Hace unos meses, Iowa se convirtió en miembro de la Federación Mexicana de Charrería. La Federación cuenta con otros 15 estados de EE.UU. en su delegación. Piña dijo que quiere hacer historia como equipo de Iowa convirtiéndose en el primero en competir en la competición nacional en México.

05262022-Horse-Riding
Kassidy Arena
/
IPR
Tyler de Leon (izquierda) está montando el caballo Julio de Alejandra Piña durante una práctica. de Leon es el más joven en el equipo, pero después de un exitoso tryout, de Leon fue rápidamente añadido a la lista de Escaramuza Charra Quetzalli. de Leon reconoció que el evento deportivo es de todas las mujeres: "Estoy orgulloso de ser la primera persona [hombre]. Estoy orgulloso de abogar y no tener miedo. Y parte de eso es mi equipo, yo no estaría en el punto [donde] estoy, de estar abierto, si no fuera por ellos”, dijo de Leon.

Pero hay otra manera de que Quetzalli haga historia. Hay siete jóvenes, incluida Piña, todas de ascendencia mexicana. Pero la octava escaramuza rompe los esquemas. Se trata de Tyler de Leon, de 14 años.

“Soy un hombre gay y moreno que está en un deporte sólo para mujeres, muy tradicional, que representa literalmente una rica tradición española. Y a algunas personas no les gusta eso”, dijo de Leon. “Da miedo salir a la calle y decir: ‘No nos importa lo que digas’. Y en el que estamos abriendo esta comunidad”.

Aunque no te acepten, acéptate a ti mismo... Al final, vas a elevarte mucho más alto que ellos.
Tyler de Leon

de Leon hizo una pausa. Las lágrimas comenzaron a formarse alrededor de sus ojos cafes. “Aunque no te acepten, acéptate a ti mismo. Tienes que superar eso porque no importan”, hizo otra pausa, asintiendo para sí mismo. “Al final, vas a llegar mucho más alto que ellos”.

La madre de de Leon, Anna García, es amante de los caballos y entrenadora. Actúa como entrenadora informal del equipo. Mientras observaba a su hijo practicar durante un día lluvioso en su pista cubierta de Winterset, admitió que le aterra que de León tenga que romper barreras sin ninguna guía.

“Él es como, indomable ante la adversidad. Él es quien quiero ser cuando crezca, de verdad, porque, quiero decir, hay todas estas cosas aterradoras en su vida diaria que él simplemente afronta, con una sonrisa en la cara, y amor en su corazón”, dijo García.

Escaramuza llamó la atención de de Leon después de ver un documental sobre este deporte.

05262022-Escaramuza-Tyler
Kassidy Arena
/
IPR
Tyler de Leon posa para una foto frente a las sillas de montar en su pista de equitación en Winterset. de Leon puede montar en varios estilos diferentes, incluidos occidental, inglés, a pelo y con silla de montar lateral. Su talento le valió un lugar en un equipo de escaramuza charra, donde es el competidor más joven.

“Y me dije: quiero un patrimonio. Quiero una comunidad. Soy filipino, pero no tenemos una comunidad así”, dijo de León. “Así que siempre me sorprendió lo fuerte que era la comunidad y lo mucho que se sacrifican, lo mucho que trabajan. Y me dije: quiero hacer algo así”.

Habló con su madre sobre el tema y ella le habló del recién formado equipo Quetzalli. de Leon ya tenía experiencia ecuestre en varios estilos diferentes, así que cuando fue a ver un entrenamiento, la entrenadora de Quetzalli le preguntó si quería montar con ellos, lo que resultó en una prueba exitosa.

En su casa de Des Moines, su compañera de equipo Wendy Murillo dijo que espera que este deporte evolucione. No sabe por qué hay que dividirlo cuando el verdadero objetivo debería ser simplemente dar a conocer la escaramuza charra a la gente. Murillo dijo que siente que el lado charro es más conocido en la sociedad, tanto en Estados Unidos como en México, que el lado escaramuza.

05262022-Horse-Rider
Kassidy Arena
/
IPR
Wendy Murillo (centro) dijo que siempre ha tenido pasión por los caballos y por ser parte de un equipo. “Uno no tiene solo la espalda de su compañero en la lienza, está afuera también. Y así siento que así ejecutas mejor una rutina o te rindes mejor porque sabes que puedes confiar en tus otras compañeras ,” ella dijo.

“Siento que para todos los miembros del equipo no es un deporte. Es más que eso. Eres, en cierto modo, como un modelo a seguir para otras personas. Eres muy valiente si estás en el deporte”, dijo.

El equipo competirá el fin de semana del Día de los Caídos (Memorial Day) en Chicago. La capitana del equipo, Piña, dijo que lo va a ver como una “práctica” para que puedan determinar lo que necesitan para trabajar en futuras competiciones.

La traducción de Hola Iowa.
Para leer en inglés, haz clic aquí.